Toponimia

abril 18, 2011 § Deja un comentario

El nombre de Venado Tuerto guarda una leyenda muy afectiva para los pobladores de la ciudad y muy interesante para el visitante. Se trata de una leyenda de contenido folclórico y no exenta de cierta ternura y que fue tomada por parte de historiadores y cronistas. Dice lo siguiente:

«Por los parajes del Hinojo solía pastar un venadito al que le faltaba un ojo perdido en un ataque sufrido ante los indígenas. Desde entonces, cada vez que se aparecía en el fortín, era aviso seguro de la proximidad del malón, hecho que permitía a los soldados refugiarse y defenderse del ataque. En épocas de sequía, conducía a las tropas por buenos pastos y aguas lo que le valió el reconocimiento de aquellos hombres.»

Se cuenta que en tiempos de los aborígenes y de malones, este venadito se refugiaba en el fortín cuando se acercaba el peligro alertando a los pobladores que también podían resguardarse con tiempo. Pero durante una cacería mataron al venado y en recompensa bautizaron la laguna de ese lugar como Venado Tuerto.

Por la década de 1880, el fundador de la ciudad Eduardo Casey en un paseo por sus tierras se encontró con dicha laguna, allí fue donde le narraron esta historia y decidió bautizar un pueblo con ese nombre.

La compra de los terrenos en donde se fundó el pueblo fue la operación inmobiliaria de tierras más cara de la historia del país hasta ese momento.

Otras versiones

Se conocen otras versiones que pudieron haber dado origen al nombre de «Venado Tuerto».

Una de ellas indica que antes de la llegada de Eduardo Casey, estos parajes ya se conocían con dicho nombre debido a que próximo a una laguna que existía en el distrito de lo que hoy conocemos como Cristophersen, vivía un hombre extraño, en la mayor soledad y alejado tanto del blanco como del indígena lo que despertaba verdadera curiosidad; se ocultaba en los pajonales y se suponía que sus facultades mentales estaban alteradas, razón por la cual el indígena le temía. Se dice además que era tuerto y por el hecho de no tener la compañía de una mujer recibía el mote de «venado»; de allí que cuando hacían referencia al sitio, se lo reconocía como paraje del «venado tuerto».

La segunda versión tiene que ver con «aparecidos», creencia tan común en nuestro ámbito rural, y cuenta que en oportunidad en que un cuatrero que llegaba a afincarse en estos parajes solitarios, cabalgaba al caer la tarde, junto a un cañadón y de pronto, de entre las matas de juncos, surgió la figura de un venado que arrojaba fuego por su único ojo asustando al caballo que emprendió alocada carrera hasta detenerse en el poblado. Conocido el hecho, comenzó a tenerse respeto por esta visión ya que los parroquianos, supersticiosos, creían ver en ella el espíritu del venado tuerto protegiendo el lugar.

Intento de cambiarle el nombre

El nombre de «Venado Tuerto» no era aceptado por todos los pobladores ya que lo consideraban desagradable y sin significación cierta. Esto motivó que se solicitara su cambio en más de una oportunidad.

En la sesión ordinaria del 28 de agosto de 1895 en las Cámaras de la Provincia de Santa Fe, el diputado Ramón Lucero defendía la nominación ante la petición de la colonia inglesa de cambiarlo por el de «Villa Palmira».

Por otra parte, los amigos del fundador sugerían que fuera suplantado por el de «Ciudad Casey».

En 1947, según la crónica, un senador provincial del que desconocemos la identidad, generaba preocupación en la comunidad ante el propósito de cambiar el nombre de «Venado Tuerto» por el de «Leandro N. Alem».

Próximo a la celebración del cincuentenario de la ciudad, se conocía una insólita encuesta que auspiciaba el diario La Capital de la ciudad de Rosario, opinando que al pueblo debía cambiársele el nombre. Fue entonces cuando el diario El Alba promovió lo que podemos llamar una contraencuesta con estas preguntas: «¿Es usted partidario de cambiarle el nombre a nuestra ciudad?». (Téngase en cuenta que todavía no se había alcanzado el rango de ciudad) «¿Qué nombre debería ponérsele?». Pero los venadenses siguieron prefiriendo el de la leyenda del venadito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Toponimia en Venado Tuerto.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: